Mundial Catar 2022: «No llores por mí, Argentina», porque Latinoamérica celebra un nuevo tricampeonato (+video)

BienHallados/Especial

Antes de comenzar el encuentro final entre Argentina y Francia, dos cosas eran seguras: de allí saldría un tricampeón e, independientemente del resultado, los argentinos llorarían a sus anchas.

Este pronóstico era lo único certero que se podía hacer ante dos equipos teóricamente muy igualados para quedarse con la Copa Mundial de la FIFA. Lo cual pasaría entre el pitazo inicial y el final, solo se sabría en la cancha. 

Y así fue.

Más allá del fútbol, presenciamos una especie de montaña rusa de emociones, especialmente en el segundo tiempo. Fue un partido en el que argentinos y franceses se sintieron triunfadores en la medida que encontraban los goles. Fueron 80 minutos de gloria con dos tantos de tranquilidad para la albiceleste, derribados en menos de dos minutos por los pies implacables de Kylian Mbappé.  

Entonces, disfrutamos y sufrimos de otros 20 minutos de triunfo para el equipo galo que se crecía a medida que se acercaba el minuto 90, para seguir con el sube y baja de alegrías y tristezas con el 3 a 2 a favor de Argentina y, otra vez la cúspide de alegría, con el empate de Francia que llevó el juego a los penaltis.

Se estiman que 4 millones de personas residentes en Buenos Aires y procedentes de todo el mundo, colapsaron a pie las adyacencias de

Fue un juego de goles hermosos, como los realizados entre MacKalister y Di Maria; de jugadas magistrales y de hechos únicos como el triplete o tripleta (también conocido por su nombre en inglés, hat-trick)​ al lograr un total de tres goles impulsados por Mbappé, algo que no se registraba desde el Mundial de Fútbol de Uruguay en 1930 (Bert Patenaude de los Estados Unidos en juego contra Paraguay). Asimismo, los goles y asistencias de Messi que empujaron al once argentino hasta la gloria y dieron al “pulga” otra cartulina para sus récords: la de ser el primer jugador en la historia de este torneo universal, en marcar tantos en cada una de las etapas desde las eliminatorias hasta el cierre, con siete tantos, cuatro de penales y tres goles de campo en 789 minutos de juego.

Hasta la fanaticada más joven celebró desde sus casas el triunfo de la selección

Este final, del Mundial de Fútbol en Catar, pasará a la historia por las emociones que despertó y  los cuestionamientos e inmensas -y muy justas- críticas que le han precedido y acompañado; por la eliminación de los “grandes” en las primeras de cambio, por la presencia de equipos “débiles” en cuartos de final, porque la globalización ya no permite equipos pequeños en los Mundiales; porque un Presidente (Emmanuel Macrón ) bajó al campo de juego para consolar y dar ánimos a la tristísima estrella del juego francés, Mbappé, autor de las tres anotaciones galas durante el juego y porque el partido final del 18 de diciembre de 2022, estará entre los mejores que se han visto en los finales de los mundiales, según coinciden  todos los expertos. Sin olvidar, la detención de varios directivos de la FIFA acusados de recibir sobornos del Estado de Qatar para adjudicar como sede del Mundial 2022 a ese país.

Messi es sin dudas la figura más destacada y laureada por la fanaticada futbolítica

Hasta el último minuto, cualquiera de las dos selecciones podría haber ganado, ambas hicieron los deberes para merecer la Copa. Argentinos y franceses lucharon con tenacidad hasta el pitazo que señaló el último penal.

Los jugadores tuvieron que ser evacuados en un helicóptero ante la marea de aficionados que los recibió

En Buenos Aires se calcula que 4 millones de personas salieron a la calle a recibir al equipo ganador. Ciudadanos de todo el mundo residentes en Argentina caminaron kilómetros para llegar al encuentro con los jugadores. Y después, las mismas distancias tuvieron que hacer para retornar a sus casas, aprovechando que el Gobierno decretó no laborable ese día.

Lautaro Martinez (c) aseguró que le sobra personalidad para lanzar el penalti definitivo en la tanda que permitió a su país clasificarse para semifinales del Mundial de Argentina. EFE/ JJ Guillen

Terminado el juego, ya hay otro tricampeón y, como se sabía, miles de argentinos celebraron, bailaron y, sobre todo, lloraron de alegría por todo el mundo.

Deja un comentario