Cinzia y Hanna fusionan la dulcería artesanal venezolana y canaria, en la «Pastelería Selva Negra»

Marlenis Castellanos. Las Palmas de Gran Canaria

Cinzia Di Francescantonio salió de una isla venezolana y llegó a una isla española. Desde Margarita hasta Las Palmas de Gran Canaria, hizo un viaje para instalarse en tierras volcánicas y ofrecer lo mejor de la comida venezolana.

Cinzia y Hanna reciben en su «dulce local» a los amantes de la dulcería artesanal

Cinzia y Hanna, su socia y sobrina, en la avenida Mas de Gamindes, en Las Palmas, alquilaron un local cerrado y lo transformaron en un cálido espacio, donde además de tomar café y una rica dulcería venezolana y canaria, ofrecen un espacio para ver la vida con más tranquilidad. Hasta el más desprevenido, allí se encuentra con la Pastelería Artesanal Selva Negra

Di Francescantonio es abogada. Durante sus últimos años en Venezuela, ejerció el Derecho en la Isla de Margarita:

—En el 2016 me vine con mi mamá, mi perrita y mi hijo, quien iba a estudiar en la universidad. Mis otros hijos ya estaban en Europa, así que nos decidimos y aquí estamos. Nuestra pastelería es nueva en la zona de Alcaravaneras, pero ya tenemos clientes fijos, a quienes ya los conocemos por sus nombres—explica Cinzia.

El tradicional plato navideño venezolano: Pan de Jamón, hallaca y ensalada de gallina forma parte de la propuesta gastronómica decembrina de Selva Negra

Recuerda que, al incapacitarse en Venezuela, estudió dos años e hizo cursos de cocina y repostería. Es un tema que le apasiona y se siente orgullosa se los dulces que elabora. En Selva Negra se ofrecen dulces venezolanos como tortas, golfeados, marquesas; y canarios como el polvito uruguayo y las galletas de gofio.

—Por estas fechas hacemos platos navideños. Se pueden comer aquí o pedir para llevar. Estamos recibiendo pedidos de hallacas, pan de jamón, ensalada y pernil. El plato navideño se puede encargar con un par de días de antelación, y las hallacas con una anticipación de cuatro días.  También tenemos la torta negra y el ponche crema casero. Todo hecho de manera artesanal. Las hallacas las hago como me gusta comerlas a mí. Por eso quienes las han probado, quedan contentos—dice.

Selva Negra es una pastelería nada tradicional. Decorada como un hogar acogedor y familiar, los comensales lo disfrutan desde el mismo momento que ponen un pie en el sitio

En su local, bellamente decorado, además de la Navidad destacan los muebles estilo vintage que Cinzia y Hanna reciclaron y restauraron. Ambas están orgullosas del árbol de Navidad hecho de material reciclado, que lograron hacer y exhiben en el centro del local.

—No ha sido fácil llegar hasta donde estamos. Trabajamos mucho y hemos invertido todo lo que teníamos en este emprendimiento. Por eso, decimos a quienes tienen un sueño de montar algún negocio, que no se desanimen si al comienzo no es tan fácil. Ha sido un camino de trabajoso—dicen al unísono.

Galleta al estilo Selva Negra

“Siguiendo la tradición del gofio en canarias, que tiene sus galletas tradicionales, me inspiré y ahora tenemos la galleta de gofio de Selva Negra: al gofio le agregué polvorones, rellenos con nocilla y almendras tostadas. Antes de servirla, se calienta un poco en el microondas y al abrirlas se derriten el chocolate y la nocilla. Es todo un espectáculo a los ojos y al paladar”, dice Cinzia.

Arepa Hanna

Hanna tiene su propia arepa. Explica que se rellena con frijoles negros (caraotas), plátanos fritos y queso blanco rallado. “Es como el pabellón, pero sin la carne mechada. Está brutal. Divino“, dice su autora.

Deja un comentario