Umpire venezolana, Saiya Silva destaca en el beisbol bonaerense

Martha Cobos/ Especial BienHallados/Buenos Aires/Fotografías cortesía de Saiya Silva

Saiya Silva, natural de Guatire, Estado Miranda, Venezuela, nació para ser líder en el terreno de juego.

Precedida de una gran experiencia nacional e internacional como árbitro (umpire), en beisbol y softbol femenino, llegó a Buenos Aires para seguir ampliando su carrera.

Silva se formó como juez principal en el umpire camp en Venezuela y está afiliada en la Confederación Mundial de Beisbol y Softbol (WBSC, por sus siglas en inglés), institución reconocida por el Comité Olímpico Internacional como la única autoridad competente para el Beisbol y Softbol.

Saiya realiza su trabajo en plena jugada

Pocas veces llegó a recibir gritos por ser mujer y trabajar como árbitro. Algún que otro improperio de carácter machista, pero siempre hizo oídos sordos: sabe que dentro del terreno ella, como umpire, es la autoridad.

Ella decidió emigrar para Argentina, porque su hermano ya estaba radicado en este país. Así que emprendió una nueva experiencia y poco después de su arribo a Buenos Aires, se desempeñó como juez principal en unos juegos Suramericanos de Beisbol, y luego hizo contacto con las diferentes ligas para trabajar con umpire de softbol y beisbol.

Junto con su colega César Velazco, presentó a la Liga Metropolitana de Beisbol de Buenos Aires, un proyecto para formación de árbitro.

La propuesta fue aceptada y ya tienen los primeros siete graduados, entre las cuales hay dos mujeres, que están incorporados a la Liga.

Formar equipo con hombre nunca ha sido un problema para la venezolana Saiya Silva

«Cuando llegué me di cuenta como árbitro que había deficiencia en el área, por eso me dediqué a preparar a los jóvenes. También es importante que vean el arbitraje como algo profesional y no rentable, que se haga por pasión», agregó.

Saiya agradece a su colega Velazco: «Me ha enseñado a analizar las reglas desde otro punto se vista, a pensar como instructor y darle paso a ese momento para enseñar a los demás. Hemos trabajado duro con las capacitaciones».

La actividad de formación, también la efectuaron en las Provincias argentinas de Salta y Córdoba.

Estudiar y trabajar para conseguir premios

En su trayectoria internacional, destacan su participación en eventos como pre mundiales, juegos paraolímpicos de beisbol femenino; Premier 12 y 23, Campeonato Élite y Juegos Suramericanos.

—A los árbitros nos evalúan, y los que realizamos buen trabajo y comportamiento, nos premian y llevan al Premier 12. Fui como umpire a los que se realizaron conjuntamente entre Japón y Corea— recuerda, Saiya.

La venezolana agrega que ”le pegó” la transición del beisbol de su pueblo al argentino: «Porque en Venezuela los papás y los fanáticos le peleaban la zona de strike a los árbitros… aquí no. Son pocos los padres que reclaman. Sin duda, los migrantes venezolanos le están dando auge al beisbol argentino», dice.

Gracias a su experiencia y conocimientos en el deporte, tuvo la oportunidad de ser manager del equipo de beisbol femenino Club Atlético Vélez Sarsfield.

Saiya es egresada del Pedagógico de Caracas, donde se graduó como Profesora de Educación Física.

Apasionada del deporte

Desde los 3 años de edad empezó a jugar beisbol, y hasta los 15 años se destacó como pitcher, jardinera central y primera base.

Hasta esa edad pudo participar en equipos de beisbol, porque había una regla que no permitía que las mujeres mayores de esa edad pudieran seguir jugando (regla que ya fue abolida).

Saiya es respetada como umpire por los equipos y sus managers

Eso no fue impedimento para seguir adelante con sus sueños. Fue cuando se inició en el softbol en el año 1995, y ya con conocimiento previos, logró destacarse en diferentes posiciones dentro del terreno de juego, pero sus planes no quedaron allí y siguió entrenando y aprendiendo la técnica para ser lanzadora.

Para el año 1997 logró el sueño de todo deportista: representó a Venezuela en los Juegos Bolivarianos. «Fue un año muy productivo para mí, fue el logro de tanto trabajo entre la transición del beisbol al softbol» agregó, Silva.

Ella es una apasionada de la pelota. Se fue preparando como umpire y así se fue costeando sus estudios: «Mi vida como árbitro comienza en la Liga Municipal de Zamora ‘Luis Flores'», dice.

—Me inicié en el beisbol Doble AA que junto al beisbol menor fueron pilares de aprendizaje en mi carrera. Ellas me hicieron ser reconocida en mi pueblo—, puntualizó.

Deja un comentario