Glass Marcano: De la frutería en Venezuela a la Filarmónica de París (+videos)

Redacción BienHallados/Fuentes DW, El Heraldo

Glass Marcano, mujer, negrita y venezolana rompe paradigmas en el universo orquestal francés. Asegura que los sueños también se cumplen. Como se la conoce, es música de vocación, ya había dirigido en Venezuela. Llegó a París mediante un concurso, que no ganó, pero en el cual, gracias a su talento y destreza con la batuta, logró conseguir el apoyo y respaldo del director de la Ópera de Tour para quedarse a estudiar mejores técnicas de dirección.

De Venezuela para el mundo

Entre el aroma a ciruela, mango, guanábana o caimito, Glass Marcano cerraba los ojos, alzaba los brazos y delineaba la siguiente instrucción hacia su imaginaria orquesta; hasta que un “¿cuánto va a ser?” la traía de vuelta al puesto de frutas que su madre instaló en Yaracuy, Venezuela, donde trabajó por meses con el sueño de que esos oníricos ensayos se hicieran realidad, ante la Orquesta París-Mozart de la capital francesa; la realidad tocó a su puerta y hoy tiene una serie de conciertos programados como directora, en la Ciudad Luz.

La cheffe d’orchestre Glass Marcano lors d’une répétition au Conservatoire de la Ville de Paris le 18 février 2021.

“Entro a la computadora, escribo ‘concurso de dirección orquesta’ y me encuentro con ‘La Maestra’ para puras mujeres, me llamó demasiado la atención, pero el costo de inscripción eran 150 euros y me desanimé”, confesó la estudiante de Derecho de 24 años de edad, quien recuperó el ímpetu, pidió dinero prestado se registró, presentó sus videos y a finales de octubre de 2019 le confirmaron que, por decisión unánime y de entre 220 candidatas, fue seleccionada para viajar a París en marzo de 2020, pero entonces llegó la pandemia

Cuando recibió la carta que la aceptaba para el concurso «La Maestra», el primero de su tipo en París para darle una oportunidad a jóvenes directoras, cambió su vida.

Glass trabajaba en la frutería para reunir dinero y comprar ropa acorde a presentarse como directora, pero no era suficiente para pagarse un vuelo a Europa, y así se los dijo a los organizadores, quienes sumaron voluntades por todo el mundo para verla en Francia.

Gracias a un vuelo humanitario, llegó el mismo día del concurso a dirigir una orquesta europea con la que compartió un idioma escrito en partituras.

Glass en su trabajo de dirección es muy seria y respetuosa con os músicos

Su energía, ritmo corporal, control del ensamble y balance, sus indicaciones o su forma de marcar los cambios mostraron que la violinista tiene un talento por potenciar.

«Ya no es Glass Marcano solamente, ahora es Venezuela, es Latinoamérica y es la comunidad de negros, quienes confían en mí», dice.

Como ella, muchos venezolanos se han dedicado a la música para desconectarse de la realidad. Aunque terminan haciendo de la música una pasión y una forma de vida, como Glass Marcano.
 

Deja un comentario