El teatro facilita la comunicación y la empatía con la migración

Marlenis Castellanos Querales. Las Palmas de Gran Canaria. Fotos: Revista BienHallados

Danny Arnau hace teatro desde muy joven. Pero es a partir de su jubilación cuando dedica todo su tiempo a esa pasión por las tablas. Hacer teatro le ha generado una condición de empatía hacia los demás y, muy especialmente, hacia la migración que llega a Canarias.

Danny Arnau

“He trabajado con migrantes durante muchos años como trabajador social en la Cruz Roja, y la empatía aprendida en el teatro, me permitió estar preparado para recibir a quien llega, a conocer qué trae por dentro y hacerle preguntas específicas para conducirles a contar de manera serena su situación y, al mismo tiempo, me ayudó a no decirles lo que tienen qué hacer, sino darle las herramientas y el apoyo, para solucionar su situación”, dice Arnau.

Explica que «en el teatro se adquiere esa capacidad de visión para ver a la otra persona y su alma; a sentir cómo una persona que no tiene nada que ver conmigo, puede sentirse una situación determinada. Representar a esos personajes, con toda su idiosincrasia, miserias, riquezas, penas y alegrías, es una forma hermosa de comunicar que hay muchísimas maneras de sentir y de vivir”.

Nunca trabajó por dinero en el teatro. Por eso, esta nueva etapa de su vida la asume como “una colaboración con la vida y la sociedad”. Ser pensionista le da la oportunidad de participar en causas solidarias en las que se pueda involucrar. Organizar y actuar en obras de teatro le permite comunicarse. “El teatro es un lenguaje universal. Incluso sin hablar, solo con los movimientos puedo indicar lo que voy a ver y tus reacciones. Todo es acción, reacción… Es la expresión del amor universal», dice.

Buscar espacios de libertad

Danny Arnau en la actualidad facilita un taller de teatro en el “Estudio de Artes Escénicas TyT”, organismo en donde participa desde hace cuatro años.

Preparan el fin de curso con obras de mediados del Siglo XX, y tienen la esperanza de presentarlas de manera presencial, con las medidas sanitarias correspondientes.

Arnau sabe lo que significa ser hijo de migrantes, aunque sean de la misma Patria. Su padre migró desde Cuenca a Canarias y sus abuelos del levante español a Cuenca.

“Nací en Canarias, pero siempre sentí el acogimiento que recibieron mis padres. Cierto que cada país tiene su manera de llamar las cosas… mi padre que era de la península usaba palabras que aquí no se conocían. Quizás esa crianza y esas diferencias fueron forjando en mí la forma de ver la vida”, comenta, mientras exhorta a quienes llegan a tierras canarias, para que se animen, “a buscar espacios para expresarse libremente, sin hacer daño a nadie».

«El teatro, aparte de comunicar, libera», concluye.

Contactos Danny Arnau: Artes Escénicas TyT, en la calle Pedro de Veras. Los jueves, a partir de las 18:00 o en El Patio de las Culturas, en Vegueta, Gran Canaria

Deja un comentario